Hígado, Hepatits y Glutatión

Los hepatólogos saben que el Glutatión juega un papel crucial en el hígado – es la enzima antioxidante más abundante en este órgano. Las concentraciones de GSH son mayores en el hígado que en cualquier otro órgano del cuerpo humano. Esto es ya que trabaja como un sustrato para el proceso de detoxificación clave en el hígado.

Hígado, Hepatits y Glutatión

La fase I de la detoxificación del hígado transforma las toxinas en forma de agua soluble. GSH es esencial en la fase II, el cual neutraliza o conjuga estos productos y ayuda al cuerpo a eliminarlos a través del intestino o de los riñones.  Si estas dos fases de detoxificación no funcionan adecuadamente por cualquier razón, las toxinas se acumularán en el cuerpo y causarán una enfermedad.

La ciencia médica tiene un amplio conocimiento de que la deficiencia de GSH invariablemente se acompaña de daño hepático. Cuando la hepatitis resulta de sobredosis aguda de fármacos hepatotóxicos tales como acetaminofeno (Tylenol, Atasol, etc.), el fármaco NAC (N-acetyl-cisteina) promotor de GSH, es utilizado para incrementar rápidamente los niveles de GSH. Esto elimina el daño tóxico de la sobredosis de estos productos. La deficiencia de GSH es crítica debido a que además forma parte de la enfermedad y puede fácilmente llevar a una espiral descendente.

 Taza de mortandad: 10,000 por año y creciendo. Se triplicará en los siguientes diez años.

Predominio: 4 millones de norteamericanos; cuatro veces más que el SIDA

Porcentaje que desarrollará hepatitis crónica: 80%

Porcentaje que desarrollará cirrosis: 20%

Porcentaje que desarrollará cáncer de hígado: 5%

Taza de supervivencia con tratamiento de Interferon: 20%

La producción disminuida de GSH por parte del hígado se presenta en cirrosis alcoholica, enfermedad causada por la exposición a los hidrocarburos y otras toxinas, hepatitis viral, hígado graso e incluso el envejecimiento. Investigaciones actuales buscan incrementar los niveles de Glutatión en un intento para apoyar la función hepática en estos pacientes. Este enfoque es incluso practicado en el tratamiento de falla hepática fulminante.

Los pacientes alcohólicos con niveles más bajos de GSH son más propensos a tener daño hepático. Esto ha llevado a los investigadores a probar tratamientos en padecimientos hepáticos de alcohólicos incrementando los niveles de GSH, y tanto los síntomas clínicos como las pruebas de funcionamiento del hígado se han tenido mejores resultados con este método.

GSH EN EL TRATAMIENTO DE LA HEPATITIS VIRAL

N. S. Weiss y su equipo de investigación en el Instituto Max Planck demostraron las propiedades antivirales del NAC en cultivos de tejido humano. C. Watanabe descubrió una proteína no desnaturalizada del suero, un precursor natural del GSH, que es efectiva mejorando las funciones hepáticas y reduciendo anormalidades, así como los parámetros inmunológicos en pacientes con hepatitis B. Estas mejoras continuaron incluso después de que los tratamientos terminaron, demostrando los beneficios de largo plazo de tal enfoque.

Las opciones de tratamiento para pacientes con hepatits C crónica están lejos de ser ideales. G. Barbaro y su equipo de investigación en Italia elocuentemente describe el sistema de agotamiento de GSH en pacientes con hepatitis C, sugiriendo que esta deficiencia podría explicar su resistencia a la terapia de interferón. El equipo de investigación de O. Beloqui confirmó esto en un estudio controlado de individuos positivos de hepatitis C. Al incrementar exitosamente los niveles de GSH de un grupo de personas con terapia de NAC, demostraron que la terapia con interferón mejoró.

CASO DE ESTUDIO

Cuando Roger era más joven, requirió de múltiples transfusiones sanguíneas por hemofilia, un desorden sanguíneo. Ya como un adulto joven su hígado fue analizado por su función anormal y los resultados revelaron que había adquirido hepatitis C, probablemente por sangre contaminada. Preocupado por los efectos secundarios del medicamento anti-viral y por el limitado éxito de este, prefirió comenzar un tratamiento no convencional. Este tratamiento incluía cardo de leche (silimarina), cúrcuma, ácido alfalipoico, metionina, N-acetilcisteina glutatión intravenoso, así como una dieta baja en carne y sin alcohol, acetaminofeno y cigarros. Sus análisis de función del hígado han sido normalizados.

CONCLUSION

El hígado es el órgano más grande y complicado de nuestro cuerpo. Esta intimamente relacionado a una gran cantidad de factores que afectan la salud y la enfermedad. GSH es un elemento clave para el correcto funcionamiento del hígado. Bajos niveles de GSH invitan a un cumulo de enfermedades toxicologicas e inmunológicas. Altos niveles de GSH ofrecen protección contra estos males.

Fuente: “Glutathione, Your Key to Healt”, Fourth Edition, Jimmy Gutman MD, KUDO.CA COMMUNICATIONS, Montreal Canada.

Jorge Arreola
Jorge Arreola
Consultor Independiente de Immunotec rango Diamante con amplia experiencia en el campo de la ciencia médica del glutatión y la relación de éste con la salud. Conferencista y consejero en temas de bienestar integral.
Related Posts