El Rol del Glutatión en el Envejecimiento

El sistema antioxidante del GSH es la fuente poder del cuerpo para la difusión y el desecho de los radicales libres que amenazan las células, tejidos y  el daño a los órganos, por lo tanto vuelve más lento el proceso del envejecimiento. John T. Pinto del Sloan Kettering Cancer Center en Nueva York proclama al GSH como “El antioxidante maestro”. Jean Carper en su bestseller “Detengan el Envejecimiento Ahora!” enfatiza el mismo punto: “Debes elevar tus niveles de GSH si quieres mantenerte joven y vivir más tiempo”. Altos niveles de Glutatión previene la buena salud así como tu edad y larga vida. Bajos niveles de GSH predicen enfermedad temprana y muerte.

El Rol del Glutatión en el Envejecimiento

Estas opiniones son el resultado de investigación y experimentación convincente y facinante. La disminución de GSH relacionada con el envejecimiento puede verse en todos los tejidos, incluyendo en el hígado, en los riñonea, en los pulmones, en el corazón, en el bazo y en el cerebro. Estudios de laboratorio acerca del papel del GSH en el envejecimiento mostraron deficiencia de GSH en todas las creaturas con envejecimiento, desde mosquitos y moscas caseras hasta ratas y ratones.

Descubrimientos similares en humanos indican que los ancianos experimentan incremento de riesgo de enfermedad y deterioro. Las concentraciones de GSH en la sangre de personas mas jóvenes (20-40 años) son de 20 a 40% más altos que las que se encuentran entre 60 y 80 años de edad. Estudios hechos por expertos líderes en eo envejecimiento (C. A. Lang, M. Julius y otros) sugieren que niveles altos de Glutatión proporciona a las personas ancianas una ventaja física, psicológica y sociológica sobre aquellos con niveles más bajos.

Los investigadores Mara Julius y Calvin Lang midieron las concentraciones de Glutatión en una comunidad principalmente con individuos mayores a 60 años de edad, asignando esos valores a la salud, número de enfermedades y factores de riesgo a enfermedades crónicas (tabaco, alcohol, colesterol, presión sanguínea y obesidad). Los niveles más altos de GSH correspondieron a efectos menores relacionados con el envejecimiento y una mejor salud en general. Aquellos con niveles mayores al 20% experimentan cerca de un tercio de la tasa de artritis, presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares, problemas circulatorios y otros males.

El Dr. Lang también observó los niveles de glutatión en los grupos de edades: 20-40, 40-60, 60-80 y 80-100 años. El grupo más jóven tuvo niveles aceptables pero el 14% del de 40-60 años y 53% de los del grupo de 60-80 años mostraro niveles bajos muy críticos. Interesantemente, sólo el 24% del grupo de 80-100 años tuvo bajos niveles, quiza lo cual explica en primer lugar la razón por la que alcanzaron dicha edad madura.

Los italianos G. Paolisso y M. R. Tagliamonte fueron un paso más allá, comparando adultos menores de 50 años con aquellos mayores de 50. Tanto el GSH como la función antioxidante se encontraban disminuidos en el grupo más grande de edad. Aunque, aquellos mayores de 100 años de edad tuvieron niveles más altos que los del grupo de los mayores de 50. De nuevo, esto puede explicar su inusual longevidad.

Al paso de los años, muchos investigadores también han mostrado que el lapso de vida puede ser extendido al restringir la dieta y mantener un bajo peso corporal. No ha surgido ninguna explicación satisfactoria para este fenómeno, pero algunos científicos ha demostrado que los niveles de glutatión aumentan en estos individuos que alcanzan una edad más avanzada. Sugieren que el glutatión puede ser involucrado en un mecanismo molecular que contribuye a la longevidad.

S. L. Nuttal y su equipo de investigación británico publicaron un estudio revelador en la publicación The Lancet, comparando los niveles de GSH en individuos de diferentes edades y estados de salud. Los jóvenes saludables tuvieron los niveles más altos, por encima de los ancianos saludables. Los niveles más bajos se encontraron en los pacientes ancianos enfermos. Los resultados mostraron claramete que los niveles de GSH caen según envejecemos y nos enfermamos. Mientras más severa sea la enfermedad, es más evidente la dismiución.

De vuelta al laboratorio, los científicos están intentando encontrar si los niveles elevados de GSH pueden verdaderamente extender el tiempo de vida. El experto en envejecimiento John Richie Jr. piensa que la deficiencia de glutatión puede ser una causa bioquimica del proceso de envejecimiento. En algunos de sus experimentos, se suministró MgTC – un fármaco promotor de GSH similar al OTC. Se detectó que los niveles de GSH eran de 50 a 100% mayores, y el tiempo de vida se incremetó hasta en un 40%. En otro experimento, Diane Birt de la Universidad de Nebraska suministró a hamsters de un concentrado de proteína del suero con lactalbumia – un precursor de GSH. Estos animales tambié viviero más tiempo. De manera interesante, el control de hamsters con una dieta incluyendo caseina y cisteina, o metioina no otorgó beneficios. De hecho, mucha cisteina probó ser muy perjudicial, mostrando como la bioactividad de estos aminoácidos cambia cuando forma parte de una proteína mayor, incluso que los aminoácidos libres.

El Dr. Gustavo Bounous y otros investigadores de la Universidad McGill demostraron este efecto antienvejecimiento utilizando un producto natural para elevar los niveles de glutatión. Proporcionaron una proteína aislada del suero desarrollada especialmente – posteriormente comercializada como Immunocal – a ratones y compararon sus niveles de glutatión y tiempo de vida con los de ratones con una dieta estandar. No solamente se encontró que los niveles de GSH eran más altos en el tejido, los ratones alimentados con el suero tuvieron un promedio de tiempo de vida de 27 meses (equivalente a la edad humana de 80 años)comparados con los 21 meses (equivalente a 55 años humanos) que promediaron los ratones con dieta controlada. Esto es un asombroso incremento del 30%. Más experimentos utilizando tanto cisteina y caseina (otra proteína lactea) no incrementaron la longevidad ni elevaron los niveles de GSH.

CONCLUSION

Hay pocas dudas de que el daño oxidativo celular contribuye al envejecimiento y sus muchos padecimientos. Ha sido documentado que aquellos quienes viven 100 años o más tienen niveles inusualmente altos de Glutatión, y sabemos que los oxiradicales son muy destructivos. Dado que el GSH es un poderoso antioxidante, parece razonable esperar una conección entre la longevidad y el Glutatión. Por lo menos esto mejoraría nuestras defensas inmunológicas y calidad de vida e una epoca donde mucha gente experimenta un problema de salud tras otro. Aunque no somos ratones, la extensión del tiempo de vida de estos roedores de entre un 30 y un 50% sugiere que el GSH puede reducir el desgaste del envejecimiento en la salud. Muy apart del proceso de envejecimiento, en general la buena salud es asociada con niveles altos de GSH. Y el GSH ayuda al hígado a lidiar con los efectos tóxicos de la medicación utilizada por los ancianos. También puede mejorar el valor del ejercicio, al elevar el sistema de GSH y contribuir a una mejor salud completa y bienestar. El GSH puede mejorar nuestra respuesta inmune en un  momento en el que normalmente comienza a declinar, evitar enfermedades del envejecimiento, y mejorar la función de células T – una parte crítica del sistema inmune.

Fuente: “Glutathione, Your Key to Healt”, Fourth Edition, Jimmy Gutman MD, KUDO.CA COMMUNICATIONS, Montreal Canada.

Jorge Arreola
Jorge Arreola
Consultor Independiente de Immunotec rango Diamante con amplia experiencia en el campo de la ciencia médica del glutatión y la relación de éste con la salud. Conferencista y consejero en temas de bienestar integral.
Related Posts