Asma y la importancia del Glutatión

El asma bronquial causa constricción de los bronquios (conductos aéreos). El asma siempre es muy molesto y en ocasiones incluso fatal. La intensidad de los ataques de asma pueden variar, pero todos se caracterizan por sentir opresión en el pecho, dificultad para respirar, ansiedad, tos y respiraciones cortas. Aunque el asma es reversible e intermitente, este tiende a repetirse y es generalmente considerada como una condición crónica. El asma es una de las causas más comunes de ausentismo y hospitalización en niños en edad escolar, entre los que prevalece más. El asma afecta actualmente a 15 millones de americanos y se encuentra en crecimiento.

Asma y la importancia del Glutatión

El asma es variable en frecuencia y severidad y puede ser desencadenado por una muy amplia gama de estímulos, incluyendo alergénicos (cosas que provocan respuestas alérgicas). Estos incluyen polvo, polen, caspa (partículas pequeñas de la piel animal, piel y plumas), ciertos alimentos y fármacos, infecciones virales, estrés emocional, ansiedad e incluso simple ejercicio. Los músculos dentro de las paredes bronquiales se flexionan y contraen, las paredes se engrosan, los conductos aéreos se obstruyen por moco, y el aire es atrapado en los conductos más profundos (alveóles pulmonares). El sonido de la dificultad de respirar es causado por el aire que pasa con dificultad a través conductos filtrados. En su forma más severa, la respiración se vuelve imposible y el paciente se sofoca.

Los asmáticos deben esforzarse para identificar y evitar lo detonantes de sus ataques asmáticos, ya sean de causas alérgicas, infecciosas, tóxicas o emocionales. También pueden tomar medicamentos preventivos – antihistamínicos y cromoglicato de sodio. Estos minimizan los efectos de la respuesta alérgica. Una vez que se presenta un ataque asmático otros fármacos son necesarios para reabrir (dilatar) las paredes bronquiales. A estos se les conoce como broncodilatadores y son utilizados comúnmente en inhaladores como el salbutemol o albuterol. También se encuentran disponibles esteroides inhalados o ingeridos. Estos minimizan la hinchazón e inflamación de las paredes bronquiales. En cualquier caso, una vez que un ataque ha comenzado, el tratamiento debe aplicarse inmediata y agresivamente. Mientras más dure el ataque, más avanzan los síntomas y es mas largo el tiempo necesario para que se revierta. No hay tiempo que perder.

Desde hace un largo tiempo se sabe que los niveles bajos de Glutatión y Glutatión peroxidasa intervienen en el comienzo y progresión del asma. Numerosos estudios en asmáticos han identificado importantes anormalidades en sus glóbulos rojos de GSH, glóbulos blancos de GSH, suero de GSH, placa de GSH y fluido pulmonar de GSH. Existe una correspondencia directa entre los niveles bajos de Glutatión y la severidad de los ataques asmáticos.

Factores dietéticos, ambientales y genéticos que disminuyen la potencia del sistema antioxidante en los pulmones incrementan el riesgo de asma. Esta relación entre los niveles antioxidantes y el asma son observados en situaciones de elevada actividad de radicales libres. Algunos ejemplos son envenenamiento, almacenamiento excesivo de hierro y deficiencia de G6PD, así como niveles bajos de vitamina C, vitamina E, y selenio (componente del Glutatión peroxidasa).

El neumólogo Dr. Carol Trenga recientemente presentó a la Asociación Pulmonar Americana un coctel antioxidante que ayudó a los asmáticos particularmente a los sensibles a los contaminantes aéreos. Médicos europeos han utilizado por mucho tiempo precursores de GSH en el tratamiento de asma, particularmente como un mucolítico (adelgazador de flema) para disminuir el espesor de las secreciones. En un estudio doble-ciego, los broncodilatadores inhalados fueron probados con y sin NAC (fármaco promotor de GSH). El grupo con NAC experimentó un mejoramiento en la función pulmonar al contrario del grupo de control.

CASO DE ESTUDIO

Jean-Pierre, un analista financiero, sufrió de alergias y asma durante toda su vida. Los veranos eran particularmente malos y regularmente tenía que dejar su nativa Montreal por varias semanas durante Agosto para escapar temporada mayor de alergias. Al comienzo del verano, comenzó un programa terapéutico de NAC (N-acetilcisteina), L-cisteina, selenio, ácido alfalipóico, multivitamínicos y  ortiga escozor. Esa temporada, reportó que tuvo que utilizar su inhalador Ventolin, sólo dos o tres veces a la semana, en lugar de 2 o tres veces al día, y su uso de fármaco antihistamínico se mantuvo al mínimo. En la actualidad incluso se ha aventurado a ir de campamento con su novia.

Fuente: “Glutathione, Your Key to Healt”, Fourth Edition, Jimmy Gutman MD, KUDO.CA COMMUNICATIONS, Montreal Canada.

Jorge Arreola
Jorge Arreola
Consultor Independiente de Immunotec rango Diamante con amplia experiencia en el campo de la ciencia médica del glutatión y la relación de éste con la salud. Conferencista y consejero en temas de bienestar integral.
Related Posts